Bloqueo epidural con ropivacaína versus bupivacaína para cirugía ortopédica mayor de cintura pélvica y miembro inferior en el hospital Alemán Nicaragüense durante el peródo de julio a diciembre del año 2016

La realización de grandes cirugías en ortopedia raumatología hace que elanestesiólogo aumente cada vez más la seguridad y el grado de conocimientos para tratar este tipo de pacientes, desde la preparación hasta la monitorización, el manejo de líquidos intraoperatorio, la hipotensión eliberada, y el...

Full description

Main Author: Córdoba Báez, Nidia Ivette
Format: Tesis
Language: Español
Español
Published: 2017
Subjects:
Online Access: http://repositorio.unan.edu.ni/4500/
http://repositorio.unan.edu.ni/4500/1/96399.pdf
http://repositorio.unan.edu.ni/4500/2/cc.jpg
Summary: La realización de grandes cirugías en ortopedia raumatología hace que elanestesiólogo aumente cada vez más la seguridad y el grado de conocimientos para tratar este tipo de pacientes, desde la preparación hasta la monitorización, el manejo de líquidos intraoperatorio, la hipotensión eliberada, y el manejo post-operatorio del dolor.Estas cirugías abarcan las prótesis de cadera, consideradas cirugías mayores, las fracturas de pelvis y cuello del fémur, así como la reducción abierta más fijación interna de fracturas de cadera, fémur, tibia, tobillo y/o peroné, artroscopías y prótesis de rodilla,etc. En estas cirugías, cuando la anestesia conductiva alcanza un bloqueo metamérico abajo de T10, es excelente y se consigue realizar la cirugía sin problemas. La anestesia epidural se practica sistemáticamente por las múltiples ventajas que ofrece: fácil aplicación, predictibilidad de resultados, atenuación de la respuesta al estrés operatorio con mayor preservación de la función inmunológica y de la cicatrización de los tejidos,reducción de las pérdidas sanguíneas y del riesgo de enfermedad tromboembólica,conservación de la conciencia y de la dinámica ventilatoria espontánea, así como la disminución de efectos adversos y reacciones secundarias. (1)La búsqueda de un anestésico local de rápido inicio de acción y duración prolongada pero con menos efectos tóxicos que los anestésicos locales disponibles condujo al descubrimiento de propilropivacaína (LEA-103 o Ropivacaína), un senantiómero de la familia amida aprobado para su uso en humanos por vía epidural, para infiltración de nervios periféricos y en anestesia local por infiltración. (2)