Josep Fontana: recuerdos de un amigo, lecciones de un maestro

Fue a mediados de los 80. Había leído una de sus primeras obras que llegó a nuestro país, Historia. Análisis del pasado y proyecto social. En él, el autor realizó una lectura crítica de la evolución de la historia como tarea desde la antigüedad hasta la actualidad, y al hacerlo, trazó la relación cl...

Full description

Main Author: Gil Zúñiga, José Daniel
Format: Artículo
Language: Español
Published: Editorial Universidad Nacional 2021
Subjects:
Online Access: http://hdl.handle.net/11056/21071
http://dx.doi.org/10.15359/rh.78.2
Summary: Fue a mediados de los 80. Había leído una de sus primeras obras que llegó a nuestro país, Historia. Análisis del pasado y proyecto social. En él, el autor realizó una lectura crítica de la evolución de la historia como tarea desde la antigüedad hasta la actualidad, y al hacerlo, trazó la relación clara entre quienes tenían el poder y la forma de entender la historia en cada uno. de los lugares. los tiempos analizados. Sus clases fueron magistrales, llegó a tiempo con la clase preparada por escrito y presentada y expuesta. Por supuesto, por sí mismo, supo explicar en el lenguaje más simple y nunca humilló a un alumno. En sus aulas verifiqué lo que ya sabía, el aula es un espacio para construir conocimiento en conjunto, para dar cabida a quienes saben y ser su apoyo, Garantizar la libre expresión de ideas en un ambiente de respeto, tolerancia y espíritu constructivo y sólido. Magistrales lecciones que se nos dan aquí, su espíritu crítico emerge incluso con sus propias viejas visiones y nos enseña la necesidad de estar constantemente a la luz de los nuevos avances, de estar releyendo el pasado con la intención de descubrir nuevos caminos que nos permitan. para comprender y releer el presente. Le preocupaba mucho dejar claro qué papel tenía que jugar el historiador en medio de la sociedad en la que vivía. A veces lo hacía desde un punto de vista muy historiográfico, “haciendo uso del oficio” como cuando decía: “Entre los que se ocupan de la profesión de estudiar sociedad, el historiador se distingue por el hecho de que solo él se preocupa por todos los dimensiones. del hombre y todos los ritmos del tiempo: la evolución secular y la sucesión de los acontecimientos cotidianos, la lucha por la subsistencia y las aspiraciones colectivas. Otros investigadores, sus vecinos en el trabajo, son los encargados de analizar la organización económica, administrativa o jurídica de la expresión artística. Corresponde al historiador dar una explicación global de los acontecimientos humanos, por encima de cualquier compartimentación. Utilizarás, entre otros materiales, los resultados proporcionados por otras disciplinas y también podrás utilizar algunos de sus métodos para resolver problemas específicos que son similares a los planteados por ellas. Pero como su objeto más específico, la explicación global, no la comparte con nadie, solo podrá resolver sus grandes problemas por sí misma y con sus propios instrumentos metodológicos ”. Comparto con él su visión de la totalidad, y aunque diría que no es exclusiva del historiador, es exclusivo del análisis en perspectiva histórica. Esa forma de entender su oficio lo convirtió en un ser humano interesado en el curso de los acontecimientos mundiales del siglo XX y lo que está sucediendo hoy. Había tomado el pulso de la situación mundial, y eso se ve claramente, en las obras que en sus últimos años dedicó al siglo pasado y al actual.