Relación entre el patrón de consumo en exploliconsumidores de alcohol y cocaína y las funciones ejecutivas

La dependencia a sustancias psicoactivas (SPA) es una condición compleja y multidimensional debido a la interacción de factores individuales, biológicos, sociales y ambientales que podría favorecer a una limitada población el desarrollo de la misma. Algunos de los problemas relacionados con el uso c...

Full description

Main Author: Mata Barahona, Maritza
Other Authors: Arévalo de Andrade, Mercedes
Format: Tesis
Language: Español
Published: 2019
Subjects:
Online Access: https://hdl.handle.net/10669/79147
Summary: La dependencia a sustancias psicoactivas (SPA) es una condición compleja y multidimensional debido a la interacción de factores individuales, biológicos, sociales y ambientales que podría favorecer a una limitada población el desarrollo de la misma. Algunos de los problemas relacionados con el uso crónico y problemático de SPA es el deterioro de procesos cognitivos tales como las funciones ejecutivas (memoria de trabajo, inhibición de la respuesta y flexibilidad cognitiva). Como parte de los hallazgos más relevantes de este trabajo, se determinó que los expoliconsumidores mantuvieron un progresivo patrón de policonsumo (alcohol, cocaína/crack, marihuana y tabaco) con predilección por el alcohol, en un promedio de 20 años que abarcaba la adolescencia temprana y la juventud. Además, los participantes cumplieron con la mayoría de los indicadores asociados con los constructos psicobiológicos y criterios clínicos de dependencia catalogada como severa; por la cual sufrieron un declive personal, familiar, social y psicológico, acompañado por síntomas, como: estrés, ansiedad y depresión y síntomas psicóticos inducidos por SPA. A nivel cognitivo se encontró relación entre los gramos de consumo de alcohol y el déficit en el funcionamiento ejecutivo como la inteligencia fluida y déficit en la capacidad de memoria de trabajo, reflejado en las condiciones actualización, inhibición y flexibilidad cognitiva. El consumo de alcohol en presencia de otras sustancias como la marihuana contribuyó al déficit de procesos cognitivos, a la vez que influyó en la calidad de vida y el bienestar psicológico de los usuarios y personas más cercanas.