Evaluación de la composición fisicoquímica de sedimentos de fondo en el Río Tempisque, Guanacaste

En Costa Rica, la situación del recurso hídrico no es diferente de otros países. Las necesidades humanas de agua han venido aumentando en forma constante a lo largo de los años y las tendencias indican que continuarán haciéndolo en el futuro sin que medie una planificación integrada (Reynolds, et. a...

Full description

Main Author: Arias Araya, María Fernanda
Format: Otro
Language: Español
Published: Guanacaste, Costa Rica 2018
Subjects:
Online Access: http://repositorio.utn.ac.cr/handle/123456789/151
Summary: En Costa Rica, la situación del recurso hídrico no es diferente de otros países. Las necesidades humanas de agua han venido aumentando en forma constante a lo largo de los años y las tendencias indican que continuarán haciéndolo en el futuro sin que medie una planificación integrada (Reynolds, et. al. 1997, Segura, et. al. 2004). A pesar de que se 3 | F - I N V - 07 dispone de una serie de instrumentos jurídicos y legales que regulan y fiscalizan el uso y la gestión de este recurso, se carece de una visión de gestión integrada de los recursos hídricos a nivel de país y menos aún de cuenca (Segura, et. al. 2004). Pese a los esfuerzos para contar con un marco legal que permita el adecuado manejo del recurso hídrico (Reyes et. al. 2003 citado por Segura, et. al. 2004), el panorama muestra una seria crisis de gobernabilidad de los recursos hídricos, que además están en un franco proceso de deterioro. En los ríos que desembocan en el mar se origina cerca del 80% de los contaminantes que afectan las franjas costeras. Los ríos tienen la particularidad de concentrar los contaminantes que captan en las cuencas algunos puntos clave en la costa marina, donde precisamente existen ecosistemas altamente sensibles para la reproducción de especies tanto de agua dulce como salada, como son los estuarios (Kramer, Chouhury y Kampa, 2000). La retención de agua y sedimentos afecta la calidad del agua y disminuye la capacidad de autopurificación de los ríos. Las aguas pobres en oxígeno reducen la capacidad de los ríos para procesar los desechos hasta distancias a 100 kilómetros de las cuencas bajas. El transporte de cargas crónicas y elevadas de sedimentos al mar reduce el volumen de los estuarios y lagunas costeras, afectando no sólo la navegación sino que incrementan la vulnerabilidad de las costas frente a las tormentas y las mareas (Kramer, Chouhury y Kampa, 2000). Su reducción por otro lado afecta la estabilidad de las playas. También afecta el tamaño y distribución del hábitat de especies acuáticas importantes para el consumo humano, como son las lagunas salobres, manglares y corales, humedales costeros, entre otros. Afecta también la productividad primaria reduciendo los estuarios. La Cuenca del Río Tempisque ubicada en la provincia de Guanacaste, está conformada por las subcuencas: Tempisque y Bebedero, con un área de 5404 km2. Es la cuenca más grande de Costa Rica, abarca el 53% de Guanacaste y drena el 10.6% del territorio nacional. (Flores, 1982; Maldonado et al., 1995 citado por Jiménez y González, 2003). La dinámica particular de la circulación en el Golfo de Nicoya puede favorecer, en los momentos de una fuerte descarga del río Tempisque, un importante flujo de agua salina en el fondo que se dirige hacia el interior del golfo (este tipo de circulación estuarina promueve una lenta concentración de contaminantes (García et al, 2004). Los sedimentos de los ecosistemas costeros están influenciados por las fuentes naturales o antrópicas, que los suministran y los movilizan. Los metales pesados y pesticidas y otros contaminantes que forman uniones químicas con las partículas de sedimento, pasan de la columna de agua a los sedimentos de fondo para ser acumulados y posteriormente liberados, generalmente en formas más toxicas o viables de ser tomados y con mayor rapidez por los organismos marinos (Pinzón, 2002). La descomposición de la materia orgánica contenida en los sedimentos representa una demanda de oxígeno la cual, cuando es combinada con la estratificación física, lleva a crear fondos anóxicos y a producir mortandad de peces. El recurso hídrico es motivo de preocupación a todo nivel de la sociedad, tanto en el ámbito nacional como internacional. Su escasez relativa amenaza con el desarrollo potencial al que podría aspirar una región y, por tanto, esta escasez se convierte en una limitante importante para que la población mantenga o mejore su bienestar. Esta preocupación se acrecienta por la multiplicidad de factores y sus relaciones que explican el deterioro del recurso hídrico tanto en calidad como en cantidad.