Brecha digital y desarrollo regional. Estudio de caso para la zona Maya de Quintana Roo, México

El propósito de esta investigación fue estudiar la situación de la infraestructura tecnológica que permite las telecomunicaciones y en específico el caso de la conectividad a Internet que tiene el municipio de José María Morelos, en el Estado de Quintana Roo, y que forma parte de la Zona Maya, en el...

Full description

Main Authors: Pérez García, Ramón Eduardo, Reyes Maya, Oscar Iván, Barrera Rojas, Miguel Ángel, Uc Vega, Dorian Alejandro
Format: Artículo
Language: Español
Published: URACCAN 2019
Subjects:
Online Access: http://repositorio.uraccan.edu.ni/1127/
http://repositorio.uraccan.edu.ni/1127/1/Art.14.pdf
Summary: El propósito de esta investigación fue estudiar la situación de la infraestructura tecnológica que permite las telecomunicaciones y en específico el caso de la conectividad a Internet que tiene el municipio de José María Morelos, en el Estado de Quintana Roo, y que forma parte de la Zona Maya, en el cual, como cualquier otro municipio, sus necesidades tecnológicas aumentan día en día generando un cuello de botella para las diversas empresas e instituciones que requieren de una conectividad estable y confiable. A pesar de que Quintana Roo es uno de los Estados más prósperos de la república mexicana, dicho desarrollo no ha sido equitativo en todo su territorio, sino que se ha creado un enclave desarrollista en la llamada “Riviera Maya”, cuya estructura productiva está totalmente enfocada a los servicios y la hotelería de alta gama. Por el contrario, la Zona Maya, ha sido históricamente un lugar geográfico segregado del desarrollo económico y social, en donde su estructura económica, refleja organizaciones productivas atrasadas. En este sentido, se evidencia que la falta de infraestructura que permita la conectividad a Internet juega un papel fundamental, puesto que de este modo de comunicación depende no sólo en el intercambio de ideas en las redes sociales, sino hasta la decisión de implementar nuevos negocios que puedan tener una terminal de cobro electrónico, sus propias páginas web, facturación electrónica