SOJA, TAMBOS Y DESPOBLAMIENTO RURAL EN EL DPTO. CASTELLANOS. SANTA FE. ARGENTINA

En este trabajo se pretende analizar las características de la población rural, tanto dispersa como agrupada, del Departamento Castellanos, en función de cambios que se manifiestan en los últimos dos Censos Nacionales de Población y Vivienda (1991 y 2001) y relacionar estas características con las t...

Descripción completa

Autores Principales: D’ Angelo, María Luisa; Departamento de Geografía, Facultad de Humanidades y Ciencias, Universidad Nacional del Litoral., Peretti, Gustavo; Departamento de Geografía, Facultad de Humanidades y Ciencias, Universidad Nacional del Litoral.
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Universidad Nacional 2012
Materias:
Acceso en línea: http://www.revistas.una.ac.cr/index.php/geografica/article/view/2336
Sumario: En este trabajo se pretende analizar las características de la población rural, tanto dispersa como agrupada, del Departamento Castellanos, en función de cambios que se manifiestan en los últimos dos Censos Nacionales de Población y Vivienda (1991 y 2001) y relacionar estas características con las transformaciones que se produjeron en las tres últimas décadas en la estructura agropecuaria. Para ello se analizan fuentes oficiales de datos y entrevistas efectuadas a productores.El ritmo de crecimiento y la estructura de la población, como así también su distribución espacial, muestran signos evidentes de pérdida de poblacional.Esta zona integra la cuenca lechera santafesina-cordobesa, que se fue gestando desde principios del siglo veinte en base a explotaciones familiares medianas y pequeñas, que organizaron también la industria láctea gracias a un fuerte movimiento cooperativista. Alrededor de 1970 comienza en la región pampeana un fuerte proceso de avance del cultivo de soja que va desplazando a otros granos y a la ganadería. El desequilibrio entre la rentabilidad de la producción agrícola y la ganadera también tienen un alto impacto en la población rural: el abandono de explotaciones ganaderas, tanto de las destinadas a la producción de carne como lechera, provoca la expulsión de una enorme masa de trabajadores rurales y de mano de obra de industrias derivadas, sobre todo de las pequeñas medianas, provocando el despoblamiento del campo y de pequeñas localidades, como así también en un incremento de  la desocupación.