Lo cotidiano: una forma básica de mirar la diversidad

A partir de una estrofa de un poema de Jorge Debravo, la autora de este ensayo lleva al lector a reflexionar sobre la manera en que el respeto y la valoración de la diversidad presente en todo ser y hacer humano, deben abordarse desde lo cotidiano, desde esa necesidad diaria de ternura, cena, silenc...

Descripción completa

Autor Principal: Hernández Vargas, Dora María
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Centro de Investigación y Docencia en Educación (CIDE) 2007
Materias:
Acceso en línea: http://www.revistas.una.ac.cr/index.php/EDUCARE/article/view/1357
http://hdl.handle.net/11056/5219
Sumario: A partir de una estrofa de un poema de Jorge Debravo, la autora de este ensayo lleva al lector a reflexionar sobre la manera en que el respeto y la valoración de la diversidad presente en todo ser y hacer humano, deben abordarse desde lo cotidiano, desde esa necesidad diaria de ternura, cena, silencio, pan y casa. Nuestro célebre poeta hace una de las afirmaciones más consistentes y enérgicas cuando dice, con gran belleza poética y como si toda la humanidad dijera con él: “Soy hombre, he nacido, tengo piel y esperanza…”. Debravo logra expresar e identificar algunas de las necesidades y derechos básicos de las personas en este breve poema, con una fuerza impresionante. La autora considera importante que, la persona no pide “eternidades llenas de estrellas blancas”. Y concuerda con el poeta cuando explica suavemente: “Pido ternura, cena, silencio, pan y casa…”.