Implicaciones en la salud humana de la gastroenteritis aguda por norovirus como producto de la contaminación hídrica

En julio del 2010, un brote de gastroenteritis Aguda surgió entre los residentes de la ciudad principal de la Región Norte de Costa Rica: Ciudad Quesada. Esta investigación se llevó a cabo para explorar y caracterizar el brote en esa zona rural. Los datos de vigilancia y los registros médicos de los...

Full description

Main Authors: Delgadillo-Espinoza, Brenda, Moreira-Segura, Cristian, Araya-Rodríguez, Freddy
Format: Artículo
Language: Español
Published: Editorial Tecnológica de Costa Rica 2011
Online Access: http://tecdigital.tec.ac.cr/servicios/ojs/index.php/tec_marcha/article/view/151
http://hdl.handle.net/2238/4163
Summary: En julio del 2010, un brote de gastroenteritis Aguda surgió entre los residentes de la ciudad principal de la Región Norte de Costa Rica: Ciudad Quesada. Esta investigación se llevó a cabo para explorar y caracterizar el brote en esa zona rural. Los datos de vigilancia y los registros médicos de los pacientes fueron analizados para elaborar un estudio descriptivo entre el 08 de julio y 14 de julio del 2010 en el Cantón de San Carlos. Una hoja de datos (Ficha Colectiva de Investigación VE 0.2) fue aplicada para obtener información de los pacientes. Con el fin de detectar la presencia de enteropatógenos, una prueba de ELISA fue aplicada a las muestras de heces tomadas. Las muestras de agua también se analizaron para detectar bacterias y coliformes fecales en el sistema de distribución. Un total de 352 casos fueron confirmados en la región estudiada con la presencia de síntomas frecuentes entre los casos confirmados; estos síntomas fueron diarrea (94,2%), náuseas (92,7%) y vómitos (91,7%). La edad media de los pacientes fue de 29 años (15,8) y el 50,8% correspondió a sujetos del sexo femenino. El grupo de edad más afectado es el representado por los lactantes de 1 a 4 años (tasa de ataque 18,2 / 1000 habitantes) La zona con más afectación fue el área central de Ciudad Quesada. En cinco de cada seis pruebas de heces fue posible aislar el norovirus. Por otra parte, en las pruebas aplicadas al agua solo se identifica la presencia de Escherichia coli. Los resultados sugieren que el norovirus fue transmitido por agua contaminada con materia fecal. Este es el primer brote documentado que ha sido causado por este virus en la región norte del país. Se recomienda mejorar la vigilancia de la calidad del agua, promover el uso de agua potable entre los residentes, generar un plan de educación que fomente prácticas seguras de manejo y distribución de agua; así como campañas de sensibilización en comunidades rurales como ésta en temas de higiene y prevención de enfermedades. Una limitación importante radica en el hecho de que las pruebas de detección de virus en el agua no están disponibles en el país.