Diagnóstico y procesos de adecuaciones curriculares no significativas de las materias básicas de noveno año del Instituto de Educación Dr. Clodomiro Picado Twigth: Una evaluación de su pertinencia en la intervención educativa.

La implementación de adecuaciones curriculares forma parte de toda una filosofía de integración social de las personas que por sus diferencias no logran aprender o bien lo hacen de forma diferente y que incluso hasta el día de hoy son víctimas de los fenómenos de exclusión social, un fenómeno que co...

Descripción completa

Autor Principal: Herrera Núñez, Sandra Marcela
Formato: Otro
Idioma: Español
Publicado: 2016
Materias:
Acceso en línea: http://repositorio.uned.ac.cr/reuned/handle/120809/1492
Sumario: La implementación de adecuaciones curriculares forma parte de toda una filosofía de integración social de las personas que por sus diferencias no logran aprender o bien lo hacen de forma diferente y que incluso hasta el día de hoy son víctimas de los fenómenos de exclusión social, un fenómeno que como lo plantea Echeita, G. (2006, p.59), no solo implica el concepto de pobreza económica, sino también la falta de participación y problemas de acceso a la vivienda, salud, educación y empleo. El ámbito educativo no escapa de este fenómeno, y prácticamente desde sus inicios ha fungido como un elemento de exclusión, asumiendo el papel de fuerza selectiva donde se aplica el concepto evolucionista de la supervivencia del más apto. Aquellos que a través de la historia no han encajado dentro de los cánones sociales aceptables, han sido desechados por el mismo sistema. Entre las formas de exclusión que se presentan en la escuela tenemos aquellas que tal como lo señala Echeita, G. (2006, p.62), “surgen a través de las barreras y obstáculos (…) que impiden la participación o inhiben el aprendizaje de algunos alumnos (…) quienes aprenden a un ritmo más lento y no reciben el apoyo que necesitan”. Esta situación implica una nueva visión donde la educación tome en cuenta las necesidades educativas especiales de cada estudiante, “reconociendo su mismidad diferente e independiente, valorando sus peculiaridades y respetando sus derechos por el puro y simple evento de ser persona” (Sánchez, I. 1998, p.26). En la actualidad se vive un momento histórico importante en el campo educativo y social en general. Hoy más que nunca la sociedad está en la obligación de erradicar las posiciones de una educación selectiva, donde solo pocos individuos tienen el derecho de ser partícipes activos del proceso de enseñanza y aprendizaje. Es así como el concepto de inclusión educativa surge como consecuencia lógica de la necesidad de transformar los principios fundamentales de la educación y brindar a todos los individuos la oportunidad de recibir una educación ajustada a sus diferencias individuales.