Neutropenia: un vistazo a su etiología y abordaje clínico

La neutropenia se define como un recuento absoluto de neutrófilos (RAN) menor a 1 500 células/μl. Puesto que los neutrófilos proveen protección contra una variedad amplia de hongos y bacterias, la frecuencia y la severidad de las infecciones por estos microorganismos son mayores en pacientes ne...

Full description

Main Author: Figueroa Protti, Lucía
Format: Artículo
Language: Español
Published: 2021
Subjects:
Online Access: http://revista.microbiologos.cr/wp-content/uploads/2018/06/Revista-Vol-22-N-1-2016.pdf
http://hdl.handle.net/10669/82913
Summary: La neutropenia se define como un recuento absoluto de neutrófilos (RAN) menor a 1 500 células/μl. Puesto que los neutrófilos proveen protección contra una variedad amplia de hongos y bacterias, la frecuencia y la severidad de las infecciones por estos microorganismos son mayores en pacientes neutropénicos; cuanto más bajo sea el RAN y más larga la duración de la neutropenia, hay más riesgo. Sin embargo, la severidad de la neutropenia también depende de otros factores que pueden influenciar la susceptibilidad a infección, como la rapidez de la aparición de la neutropenia, la reserva mieloide en médula ósea, el conteo de monocitos y linfocitos absolutos circulantes, el estado funcional de los fagocitos, la concentración de inmunoglobulinas en suero, la integridad de la piel y las membranas mucosas, la irrigación vascular a los tejidos y el estado nutricional del paciente. Todos estos factores dependerán de la enfermedad subyacente que provoque la neutropenia, la cual puede ser desde un desorden en la producción de neutrófilos, como la neutropenia congénita severa, la neutropenia cíclica, la neutropenia en pacientes con cáncer o producto de inmunodeficiencias o enfermedades metabólicas, hasta un desorden en la distribución o utilización de neutrófilos, como lo son la neutropenia autoinmune, la neutraopenia inducida por medicamentos, la neutropenia producto de enfermedades infecciosas o autoinmunes, o incluso de causa idiopática. Cada una de estas posibles causas representa un riesgo mayor o menor de que el paciente desarrolle un cuadro infeccioso severo; por consiguiente, la identificación de la enfermedad subyacente en cualquier paciente neutropénico es de suma importancia. Para esto, es necesario un abordaje clínico que incluya historia familiar y personal, examinación física y pruebas de laboratorio, así como el análisis de la reserva de progenitores en médula ósea.