Determinación del intervalo post mortem mínimo (IPM) basado en un modelo de acumulación térmica con una cepa de Lucilia eximia (Diptera: Calliphoridae) de Costa Rica

Introducción. L. eximia es una especie de amplia distribución geográfica en Costa Rica, cuyas poblaciones son estables durante todo el año. Las características biológicas de ésta permiten concebirla como un potencial indicador forense para el cálculo del intervalo post mortem mínimo (IPM). Objetivo...

Full description

Main Authors: Elizondo Delgado, Julio Iván, Troyo Rodríguez, Adriana, Calderón Arguedas, Ólger
Format: Artículo
Language: Español
Published: 2019
Subjects:
Online Access: https://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=86994
http://hdl.handle.net/10669/77434
Summary: Introducción. L. eximia es una especie de amplia distribución geográfica en Costa Rica, cuyas poblaciones son estables durante todo el año. Las características biológicas de ésta permiten concebirla como un potencial indicador forense para el cálculo del intervalo post mortem mínimo (IPM). Objetivo. Comparar el IPM calculado mediante un modelo de acumulación térmica con L. eximia (Diptera: Calliphoridae), con el IPM real en cadáveres de cerdos domésticos (Sus scrofa). Material y Métodos. Dos cadáveres de cerdo fueron expuestos en un bosque premontano húmedo tropical. A partir de dichos cadáveres se colectaron larvas de L. eximia a las 78, 144 y 192 horas posteriores al momento de muerte y se propició su desarrollo en condiciones controladas. Con los datos generados, se realizaron retroproyecciones térmicas para efectuar el cálculo del IPM. Resultados. L. eximia requirió en total 7 236,50 gradoshora acumulados (ADH) para culminar su desarrollo. Los IPM calculados mediante el modelo de acumulación térmica para los tres momentos de colecta fueron 112,56; 153,60 y 104,64 horas. Únicamente el valor intermedio no presentó diferencias estadísticamente significativas con el tiempo de muerte conocido (p›0.05). Conclusiones. El modelo de acumulación térmica en que se utilizó L. eximia brindó información precisa sobre el IPM sólo cuando se tomaron las muestras en el campo a las 144 horas, lo que perfila su utilidad para las primeras etapas de la descomposición cadavérica.