División del deslizamiento tectónico y transtensión en el macizo del volcán Poás (Costa Rica), basado en estudios neotectónicos y de sismicidad histórica

Una revisión de la literatura existente y nuevas interpretaciones morfotectónicas, estructurales y sismológicas permiten caracterizar la neotectónica del macizo del volcán Poás. Como resultado de esa investigación, se extiende al sur el trazo de la falla Ángel y se sugiere su extensión al noroeste....

Descripción completa

Autores Principales: Montero Pohly, Walter, Soto, Gerardo J., Alvarado Induni, Guillermo E., Rojas Quesada, Wilfredo
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Universidad de Costa Rica 2009
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/geologica/article/view/3456
http://hdl.handle.net/10669/22392
Sumario: Una revisión de la literatura existente y nuevas interpretaciones morfotectónicas, estructurales y sismológicas permiten caracterizar la neotectónica del macizo del volcán Poás. Como resultado de esa investigación, se extiende al sur el trazo de la falla Ángel y se sugiere su extensión al noroeste. Asimismo, se propone una nueva falla de rumbo noroeste y movimiento predominante dextral, que se denomina Sabanilla. Las anteriores dos fallas junto con las fallas Carbonera y Viejo-Aguas Zarcas, conforman un sistema de falla predominantemente dextral que se denomina Ángel-Sabanilla-Aguas Zarcas, que origina una estructura transtensiva dentro de la cual se ubican las fallas cuspidales del Poás, los conos piroclásticos de Sabana Redonda, y los focos volcánicos de Botos, Poás y Von Frantzius. Este sistema de falla, junto con las fallas Alajuela y San Miguel, caracterizados por sus pliegues asociados con fallas de propagación inversa, definen el sistema tectónico del macizo del Poás. Este arreglo tectónico se explica por la división del deslizamiento entre las fallas inversas San Miguel y Alajuela y las predominantemente dextrales Ángel, Sabanilla, Carbonera y Viejo-Aguas Zarcas. Con base en lo anterior, se reinterpreta la fuente de origen de los terremotos históricos de 1772, 1888, 1911, 1912 y 1955 y se propone un modelo de rupturas que incluye el reciente terremoto de Cinchona del 8 de enero del 2009, donde se sugieren sectores de falla sin rupturas recientes, con los cuales se asociaría la mayor amenaza sísmica dentro del macizo del Poás.