Deshidratacion y sobrehidratacion voluntarias durante el ejercicio en el calor: posibles factores relacionados

Los efectos negativos de la deshidratación sobre la salud y el rendimiento han sido bien documentados. Recientemente, también se han documentado problemas por sobrehidratación. La presente investigación se hizo para estudiar los posibles factores que influyen sobre la ingesta voluntaria de líquido d...

Descripción completa

Autores Principales: Solera Herrera, Andrea, Aragón Vargas, Luis Fernando
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Escuela de Educación Física y Deportes - Universidad de Costa Rica 2006
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/pem/article/view/410
http://hdl.handle.net/10669/21710
Sumario: Los efectos negativos de la deshidratación sobre la salud y el rendimiento han sido bien documentados. Recientemente, también se han documentado problemas por sobrehidratación. La presente investigación se hizo para estudiar los posibles factores que influyen sobre la ingesta voluntaria de líquido durante el ejercicio y determinar si existe relación entre el grado de deshidratación voluntaria y la creencia de que la ingesta de líquido provoca cólico. Para ello, se contó con 94 estudiantes universitarios jóvenes, varones, quienes se ejercitaron a un 60% de su FCmáx durante una hora, alternando cada 10 min. entre bicicleta estacionaria, subir y bajar un escalón, y una máquina simuladora de esquí. Esto se realizó en un laboratorio de ambiente controlado a 30úC, 70% humedad relativa. Durante el ejercicio se midió la ingesta voluntaria de una bebida deportiva, así como también las percepciones de calor ambiental, llenura estomacal, malestar gastrointestinal y palatabilidad de la bebida. Los sujetos fueron pesados desnudos y secos antes y después del ejercicio. Al final se les aplicó un cuestionario sobre la importancia de la hidratación, y sus creencias sobre el cólico. El equilibrio hídrico promedio fue de 0.14 ± 0.98% del peso corporal, con un rango entre -2.38% y 2.84%. La tasa de sudoración promedio fue de 1208.3 ± 381.7ml·h-1; y la ingesta de 1132 ± 610ml·h-1. Dos análisis de regresión múltiple determinaron que: (a) los predictores más fuertes de la ingesta voluntaria de líquido fueron la importancia asignada a la hidratación durante el ejercicio (R2 = 0.13; p < 0.0005) y la percepción de llenura estomacal al minuto 25 (R2 = 0.08; p = 0.005); (b) los predictores más fuertes del equilibrio hídrico fueron la ingesta voluntaria por kg de peso (R2 = 0.73; p < 0.0005), y la tasa de sudoración (R2 = 0.08; p = 0.006). No obstante, el equilibrio hídrico no estuvo asociado con ninguna de las percepciones, ni con las creencias de las posibles causas de cólico. Al analizar por separado a los individuos que se deshidrataron de los que se sobrehidrataron se encontró que la sobrehidratación está más relacionada con ingerir grandes cantidades de líquido, que con tasas bajas de sudoración.