Ruben Darío y los hechos de 1855-1860

Este es un ensayo de interpretación que propone como hipótesis de trabajo que la ausencia de los hechos político-militares de 1855 a 1860 en Nicaragua y Centroamérica en el corpus de la obra de Rubén Darío, obedecen a una negación de la realidad debido, posiblemente, a un esfuerzo voluntario del poe...

Descripción completa

Autor Principal: Corrales Arias, Adriano
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: UCR 2014
Materias:
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/estudios/article/view/14781
http://hdl.handle.net/10669/19996
Sumario: Este es un ensayo de interpretación que propone como hipótesis de trabajo que la ausencia de los hechos político-militares de 1855 a 1860 en Nicaragua y Centroamérica en el corpus de la obra de Rubén Darío, obedecen a una negación de la realidad debido, posiblemente, a un esfuerzo voluntario del poeta nicaragüense en tanto le resultaba bochornoso aceptar que fueron los mismos leoneses, mejor dicho su élite, quienes trajeron y ungieron al filibustero William Walker y sus huestes. Por lo demás, se plantea que hay un esfuerzo por evadir la historia violenta de su país manifiesta en la frecuencia de guerras civiles y en lo difícil o problemático de reconocer el papel de Costa Rica en la guerra.Asimismo, los amplios encuadres teóricos e ideológicos del Modernismo (la moral estética y el cosmopolitismo) contra  “la abyecta actualidad” hacen que Darío minimice e invisibilice de alguna manera la gesta de los pueblos centroamericanos, especialmente  del suyo propio, el nicaragüense, y por extensión, del costarricense, en contra del filibusterismo encabezado por William Walker.Siendo este un ensayo de interpretación, se concluye que la hipótesis propuesta es una línea de búsqueda que deberá ampliarse en el futuro para confirmarla o desecharla. Es una inferencia interesante pero no concluyente. Pese a ello, es probable que el exotismo en la producción simbólica dariana en tanto construcción estética y moral, a modo de resistencia espiritual y, de alguna manera anticolonial, eludiera los hechos bélicos de 1855-1860 debido a la participación de sus coterráneos en la entronización del filibustero Walker y como parte de su estrategia de negación de “mi tierra”.