Proceso diagnóstico para la detección de Cáncer de Colon y Recto

Este artículo tiene como objetivo presentar el proceso diagnóstico para la detección de cáncer de colon y recto. El colon, incluyendo el recto, es la víscera donde se origina el mayor número de neoplasias de todo el cuerpo. En la década de los años noventa, la incidencia del cáncer de colon incremen...

Descripción completa

Autor Principal: Marchena Rojas, Gabriela
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Universidad de Costa Rica 2012
Materias:
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/enfermeria/article/view/2964
http://hdl.handle.net/10669/19545
Sumario: Este artículo tiene como objetivo presentar el proceso diagnóstico para la detección de cáncer de colon y recto. El colon, incluyendo el recto, es la víscera donde se origina el mayor número de neoplasias de todo el cuerpo. En la década de los años noventa, la incidencia del cáncer de colon incrementó considerablemente en ambos sexos. Participó en el estudio un médico especialista en Cirugía general, quien labora en el Hospital Rafael A. Calderón Guardia (HCG). Se realizó una revisión de documentos, entre ellos: Normas Nacionales para el manejo de pacientes con cáncer, estadísticas del HCG y de la Caja Costarricense de Seguro Social sobre los pacientes con diagnóstico de egreso de Cáncer de Colon y Recto y análisis de la Guía de Práctica Clínica Holandesa para el manejo de pacientes con Cáncer de Colon y Recto. Se encontró que, en el HCG, el proceso diagnóstico, cuando el paciente consulta por signos o síntomas según procedimiento clínico, es contrario al recomendado por la Guía de Práctica Clínica Holandesa (2009). Con respecto al proceso diagnóstico en caso de enfermedad invasiva, en el HCG se realizan procedimientos y técnicas congruentes con las recomendaciones de la Guía de Práctica Clínica Holandesa. Se concluye que el proceso diagnóstico aplicado en el HCG, requiere de un período prolongado; por ser un hospital público que atiende a miles de personas diariamente, el cupo para la realización de estudios puede ser de meses o inclusive de un año. Lo anterior se debe a la falta de equipo y personal médico, lo cual prolonga el tiempo necesario para diagnosticar la patología y aumenta la probabilidad de encontrar las neoplasias en estadios avanzados III y IV. El diagnóstico llevado a cabo en esta etapa de la enfermedad es congruente con la propuesta de la Guía de Práctica Clínica Holandesa.