Una lectura sobre las relaciones entre fascismo y poder.

Estas páginas partirán del supuesto de que geografía fue utilizada por el fascismo para ostentar el poder, para dirigir unas operaciones militares, para organizar los territorios en la previsión de las batallas que se libraran contra tal o cual adversario pero también, para que el aparato de Estado...

Descripción completa

Autor Principal: Avendaño Flores, Isabel
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Universidad de Costa Rica 2011
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/dialogos/article/view/6294
http://hdl.handle.net/10669/19366
Sumario: Estas páginas partirán del supuesto de que geografía fue utilizada por el fascismo para ostentar el poder, para dirigir unas operaciones militares, para organizar los territorios en la previsión de las batallas que se libraran contra tal o cual adversario pero también, para que el aparato de Estado controlara mejor a los hombres sobre los cuales ejercía su autoridad. Decir que el fascismo era a la vez práctica y pensamiento o una acción animada por una doctrina, requiere de una plataforma territorial. Asimismo, la geografía como descripción metódica de los espacios, tanto de los aspectos que ha llamado „físicos‟ como bajo sus características económicas, sociales, demográficas y políticas debe situarse absolutamente como practica y poder