Implementar estrategias diferenciadas tanto para hombres como para mujeres: un eficaz camino para la prevención del VIH/SIDA en Centroamérica

Las estrategias de prevención del VIH-SIDA en Centro América y el Caribe parecen no ser tan efectivas. El incremento de infecciones de VIH en la región es mucho mas alto que en el resto del continente. En este ensayo se propone que la falta de eficacia de las estrategias actuales tiene que ver con l...

Descripción completa

Autores Principales: Bayron Ochoa, John, te Pas, Sanne
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: CIICLA, Universidad de Costa Rica 2012
Materias:
VIH
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/intercambio/article/view/3950
http://hdl.handle.net/10669/19052
Sumario: Las estrategias de prevención del VIH-SIDA en Centro América y el Caribe parecen no ser tan efectivas. El incremento de infecciones de VIH en la región es mucho mas alto que en el resto del continente. En este ensayo se propone que la falta de eficacia de las estrategias actuales tiene que ver con la falta de consideración de las relaciones de género. En efecto, los mensajes “ABC” (sobre todo abstinencia, monogamia, condón) que son transmitidos en muchas campañas actualmente, traen el supuesto implícito de que las personas tienen control sobre sus relaciones sexuales, y que el comportamiento sexual es una decisión  libre y racional. Sin embargo, la realidad que viven muchas mujeres evidencia otra cosa. Estas estrategias de prevención para ser llevadas a la práctica, muchas veces depende de la voluntad de que los hombres sean monógamos o que usen condones. Masculinidades con tendencias hegemónicas se caracterizan por el machismo y por el dominio sobre muchos actos de sus parejas. También promueven tener sexo con muchas mujeres sin usar condones, para "demostrar o reafirmar la masculinidad". Este artículo destaca la importancia de trabajar en la prevención del VIH/SIDA, desde estrategias diferenciadas tanto para hombres como para mujeres. Este enfoque tendría que tomar en cuenta las realidades de las vidas de las mujeres así como motivar a los hombres a iniciar un proceso de transformación de sus masculinidades o el significado de ser hombre. Este es un momento inicial para facilitar cambios en el comportamiento sexual, un mayor compromiso y responsabilidad consigo mismo (autocuidado) y con otras personas, incluyendo sus parejas conyugales.