Situación de la producción de frijol y maíz en Concepción de Pilas y Veracruz de Pejibaye, Costa Rica.

El estudio socioeconómico se llevó a cabo en la zona sur de Costa Rica, en el distrito de Pejibaye del cantón de Pérez Zeledón, mediante una encuesta a 80 productores escogidos aleatoriamente; en el mes de mayo de 1999. El 84% de los agricultores poseen tierra propia para la producción, con unidades...

Descripción completa

Autores Principales: Álvarez, Pablo, Cárdenas, Hernando
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Universidad de Costa Rica 2014
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/agromeso/article/view/17292
http://hdl.handle.net/10669/17870
Sumario: El estudio socioeconómico se llevó a cabo en la zona sur de Costa Rica, en el distrito de Pejibaye del cantón de Pérez Zeledón, mediante una encuesta a 80 productores escogidos aleatoriamente; en el mes de mayo de 1999. El 84% de los agricultores poseen tierra propia para la producción, con unidades productivas en promedio de 14,5 ha. La mayoría de los productores de granos básicos diversifican con otras actividades agropecuarias, como tiquisque, café y pastos. El nivel de diversificación se incrementó con el tamaño de las unidades productivas. La mayor parte lo diversifica con la combinación maíz y frijol. El 90% de los productores que siembran maíz, tienen este cultivo durante la época veranera (diciembre a febrero), con un área promedio de 2,5 ha y con un rendimiento promedio de 1,9 t/ha. En el caso del frijol la siembra principal se da en la época inverniz (mayo a agosto), con un área promedio de 3 ha, y un rendimiento de 0,6 t/ha. Para ambos granos, la tendencia es hacia la reducción de áreas y rendimientos. Tanto para maíz como para frijol , la mayor parte de la cosecha se destina a la venta, y en general se puede señalar que la producción de ambos granos resulta rentable en términos de la relación beneficio/costo, siendo más rentable la actividad frijolera. En los últimos años las inestabilidades climáticas han afectado los rendimientos de los granos básicos, lo cual ha llevado a los productores a incursionar en otras actividades productivas. Los productores han empezado a utilizar una serie de estrategias para contrarrestar estos efectos, tales como el uso de coberturas, y diversas prácticas culturales y agronómicas.