Densidades de siembra, arreglos espaciales y fertilización en pejibaye (Bactris gasipaes CV Diamantes-10) para palmito

Densidades de siembra, arreglos espaciales y fertilización en pejibaye (Bactris gasipaes cv Diamantes-10) para palmito. La investigación se llevó a cabo en la Estación Experimental Los Diamantes (Guápiles, Costa Rica), el 3 de octubre del 2003, cuyo objetivo fue la evaluación del efecto de diferente...

Descripción completa

Autores Principales: Chaimsohn, Francisco Paulo, Mora Urpí, Jorge, Villalobos Rodríguez, Enrique
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Universidad de Costa Rica 2007
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/agromeso/article/view/5051
http://hdl.handle.net/10669/17806
Sumario: Densidades de siembra, arreglos espaciales y fertilización en pejibaye (Bactris gasipaes cv Diamantes-10) para palmito. La investigación se llevó a cabo en la Estación Experimental Los Diamantes (Guápiles, Costa Rica), el 3 de octubre del 2003, cuyo objetivo fue la evaluación del efecto de diferentes densidades de siembra (3.333, 5.000 y 6.666 plantas/ha), arreglos espaciales, y diversos métodos de fertilización (química, orgánica), sobre el crecimiento de las plantas de pejibaye para producción de palmito. Se consideraron las variables diámetro y altura del tallo primario y el número de hojas y rebrotes como indicadores de producción. El período de evolución abarcó sólo los primeros 25 meses de crecimiento en el campo. El número de hojas, la altura y el diámetro del tallo no mostraron diferencias de respuesta relevantes. Sólo el número de rebrotes disminuyó al aumentar la densidad de la población, cuando se midió a los 15 meses de edad. El efecto de la fertilización se hizo evidente después de la primera cosecha, realizada a los 20 meses, debido al aumento de la competencia entre plantas, ahora más desarrolladas. Fue entonces cuando la fertilización química indujo la producción de un mayor número y vigor de los rebrotes. Sin embargo, las prácticas evaluadas 25 meses después de la siembra, no habían infl uido hasta ese momento en el número de palmitos cosechados, ni tampoco había afectado las características físicas de los sectores foliar y caulinar del palmito.