Manejo de la fertilización fosforada en el cultivo de maíz, El Ejido, Panamá 2004-2013.

El objetivo del presente trabajo fue determinar, en el cultivo de maíz, el efecto del manejo de la fertilización fosforada a mediano y largo plazo con dos métodos de aplicación. Se estableció un experimento en El Ejido, Panamá, del 2004 al 2013 en un suelo Udic Haplustalf. Se evaluaron dos component...

Descripción completa

Autores Principales: Gordón Mendoza, Román, Franco Barrera, Jorge Enrique, Villarreal Núñez, José Ezequiel
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Universidad de Costa Rica 2015
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/agromeso/article/view/21889
http://hdl.handle.net/10669/17460
Sumario: El objetivo del presente trabajo fue determinar, en el cultivo de maíz, el efecto del manejo de la fertilización fosforada a mediano y largo plazo con dos métodos de aplicación. Se estableció un experimento en El Ejido, Panamá, del 2004 al 2013 en un suelo Udic Haplustalf. Se evaluaron dos componentes en un factorial 5 x 4 con arreglo de fajas bajo un diseño de bloques al azar con tres repeticiones. En la parcela principal se aplicó P al voleo en dosis de 0, 25, 50, 75 y 100 kgP/ha (aplicado sólo el primer año), en las sub-parcelas se aplicó durante diez años, P en banda junto al N y K en dosis de 0, 10, 20 y 30 kgP/ha. El máximo rendimiento de grano se logró con la aplicación acumulada de 304 kg (en promedio 30,4 kgP/año). El efecto residual de las aplicaciones de 0 y 25 kgP/ha al voleo presentaron un rendimiento relativo por debajo del 80%. El tratamiento de 50 kgP/ha se mantuvo en 82%, mientras que el de 75 disminuyó a partir del año 2007 a un valor cercano al 80%. El tratamiento de 100 kgP/ha al voleo presentó un rendimiento relativo cercano al 100%. La aplicación al voleo de más de 50 kgP/ha no difirió de la respuesta obtenida con aplicaciones anuales de 30 P/ha en los primeros cinco años. Estos resultados sugieren que el efecto residual de la aplicación del fósforo al voleo e incorporado previo a la siembra, bajo el tipo de suelo empleado varió según la dosis aplicada inicialmente, en donde las dosis superiores a 50 kg/ha deben repetirse después de seis años para mantener una buena productividad, ya que, a partir de este tiempo el efecto residual se redujo en forma drástica.