Más sabe el diablo por viejo... pero debemos investigar

Las experiencias universitarias parecen estar limitando las posibilidades de fortalecer los nexos con la comunidad, este clivaje está promoviendo que la investigación se debilite. Esta situación es preocupante porque tiende a reorientar los fines y principios de la institución. Por otro lado, ese de...

Descripción completa

Autor Principal: Quesada Sancho, Rolando
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Universidad de Costa Rica 2011
Materias:
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/aie/article/view/9010
Sumario: Las experiencias universitarias parecen estar limitando las posibilidades de fortalecer los nexos con la comunidad, este clivaje está promoviendo que la investigación se debilite. Esta situación es preocupante porque tiende a reorientar los fines y principios de la institución. Por otro lado, ese debilitamiento repercute en las prácticas educativas, y ha permitido desde la transferencia de conocimientos alienantes hasta privilegiar la atención en las didácticas como instrumentos, como ejercicio transmisor, entre otros. De manera que ante la ausencia de investigación, se instalan prácticas educativas que repiten contenidos de saberes asépticos y enajenadores, y los docentes (hombres y mujeres) se convierten en mediadores innecesarios. Esto nos plantea la exigencia de renovar el diálogo con nuestras realidades, con las y los hacedores de historias, mediante el fortalecimiento de la investigación y la acción social. La universidad debe de prestar más atención en desarrollar un lenguaje crítico, que devele los intereses que históricamente han sustentado las disciplinas, así como las relaciones entre ellas y el currículo que reproduce y legitima la cultura dominante. Esto plantea la posibilidad de romper los límites con el fin de promover métodos de investigación alternativos, donde se incluyan los intereses que afirman la importancia política y normativa de la historia, la ética y la integración social. A la vez debe cuestionar aquellos factores que defienden las relaciones de dominación de algunas disciplinas y departamentos. The university experiences seem to be limiting the possibilities of fortifying the nexuses with the community, this clivaje is promoting that the investigation is debilitated. This situation is worrisome because it tends to reorient the aims and principles of the institution.  On the other hand, that weakening repels in the educative practices, and has allowed from the transference of alienantes knowledge to privileging the attention in the didactic ones like instruments, like transmitting exercise, among others. So that before the investigation absence, educative practices settle that repeat aseptic and enajenadores contents of saberes, and the educational ones (men and women) turn unnecessary mediators.  This raises the exigency to us to renew dialogue with our realities, and the hacedores of histories, by means of the fortification of the investigation and the social action. Tthe university must pay more attention in developing to a critical language, that reveals the interests that historically have sustained the disciplines, as well as the relations among them and currículo that the dominant culture reproduces and legitimizes. This raises the possibility of breaking the limits with the purpose of promoting alternative methods of investigation, where the interests are included that affirm the political and normative importance of history, the ethics and social integration. Simultaneously it must question those factors that defend the relations of domination of some disciplines and departments.