Hacia una educación no sexista

El reconocimiento de las expresiones del sexismo comporta un desafío educativo en la medida que la educación debe contribuir a su superación. La tarea es compleja pues la educación es parte de un proyecto global y, por ende, es imposible separarla del contexto social en el que se inserta. Sin embarg...

Descripción completa

Autor Principal: Araya Umaña, Sandra
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Universidad de Costa Rica 2011
Materias:
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/aie/article/view/9088
http://hdl.handle.net/10669/17169
Sumario: El reconocimiento de las expresiones del sexismo comporta un desafío educativo en la medida que la educación debe contribuir a su superación. La tarea es compleja pues la educación es parte de un proyecto global y, por ende, es imposible separarla del contexto social en el que se inserta. Sin embargo, los cambios operados en las últimas décadas en la condición de las mujeres, así como la inclusión de la equidad en la agenda nacional e internacional, obligan a un replanteamiento del devenir de los sistemas educativos. Es en este sentido que las actitudes y las creencias de los y las docentes deben ser revisadas con el fin de que (re) descubran el carácter construido de lo considerado como natural para que así visualicen las desigualdades que encubren estas naturalizaciones. La herramienta analítica que provee esta reconstrucción, es la categoría del género en la medida que constituye una nueva veta teórica en la explicación de la desigualdad de las mujeres. The acknowledgement of the expressions of sexism implies an educative challenge as education must contribute to its improvement. The task is complex because education is part of a global project and, therefore, it is impossible to separate from the social context to which it belongs. Nevertheless, the changes performed during the last decades in the condition of women in general, as well as the addition of gender equity in the national and international agenda, force a new planning of the future development of education systems. Is in this sense that the attitudes and beliefs of the teachers must be revised with the purpose of (re)discovering the constructed disposition of what is considered as natural, so that they may see the inequities that cover these “natural” attitudes. The analytical tool provides this reconstruction is the gender category, as long as it constitutes a new theoretical vein in the explanation of female inequity.