El lenguaje ordinario: la clave para el aprendizaje de las matemáticas basado en problemas / Ordinary language: a key to problem-based math learning

En el año 2012 el Ministerio de Educación Pública de Costa Rica, planteó una nueva propuesta de educación matemática para responder a las exigencias sociales y económicas actuales. Esta propuesta se fundamenta en el aprendizaje basado en problemas (ABP) como estrategia metodológica. En el caso del a...

Descripción completa

Autor Principal: García Retana, José Ángel
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Universidad de Costa Rica 2014
Materias:
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/aie/article/view/17591
Sumario: En el año 2012 el Ministerio de Educación Pública de Costa Rica, planteó una nueva propuesta de educación matemática para responder a las exigencias sociales y económicas actuales. Esta propuesta se fundamenta en el aprendizaje basado en problemas (ABP) como estrategia metodológica. En el caso del aprendizaje de las matemáticas, tal propuesta demanda considerar la relación que existe entre el lenguaje ordinario y el lenguaje matemático, por cuanto el primero es central en el proceso educativo. Este tipo de aprendizaje se debe conceptualizar en su doble función de herramienta, es decir, para resolver problemas, y como disciplina, dado que el lenguaje matemático permite representar los conceptos que trata, al menos de dos maneras diferentes, la semántica y la gráfico-visual, los cuales en gran medida son determinados por el lenguaje ordinario. Así, el lenguaje ordinario y su campo semántico constituyen el eje transversal para el aprendizaje de esta estrategia metodológica. In the year 2012, the Ministry of Public Education of Costa Rica recommended a new proposal for the teaching of mathematics in order to respond to current social and economic requirements. This proposal is grounded on problem-based learning (PBL) as a methodological learning strategy. For the learning of mathematics, such a proposal demands for a co-existing relationship between the ordinary language and the mathematical language, considering ordinary language as the central aspect in the educational process. This type of learning should be conceptualized in its two-way function; as a resource to solve problems, and as a discipline, to represent concepts, based on the premise that the mathematical language allows concepts to be represented in two different ways: semantically and graphic-visually. In fact, these concept representations are largely determined by the ordinary language as well. Thus, ordinary language and its semantic field constitute the cross-curricular axis for the learning of this methodological strategy.