¿A dónde juegan nuestros niños y niñas?

Un campo de juego es un área donde el individuo puede desarrollarse tanto física, social, intelectual y emocionalmente, mediante programas culturales, comunales, escolares o actividades que él mismo quiera realizar. El objetivo de este estudio, es dar a conocer qué es un campo de juegos, así como la...

Descripción completa

Autores Principales: Meneses Montero, Maureen, Monge Alvarado, María de los Ángeles
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Universidad de Costa Rica 2011
Materias:
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/aie/article/view/9092
Sumario: Un campo de juego es un área donde el individuo puede desarrollarse tanto física, social, intelectual y emocionalmente, mediante programas culturales, comunales, escolares o actividades que él mismo quiera realizar. El objetivo de este estudio, es dar a conocer qué es un campo de juegos, así como la normativa que rige estos espacios por parte de organismos internacionales, como la UNICEF y nacionales como el INVU. Se dan ejemplos del uso de estos espacios, tomando como referencia veinte de ellos, todos ubicados en el cantón de Montes de Oca en San José. La metodología es muy simple; se realiza un sondeo donde se observan principalmente condiciones y equipos que existen en los diferentes campos de juego, así como los administradores de los mismos. Al observar a los niños y niñas jugar en una calle, donde transitan innumerables vehículos poniendo en peligro sus vidas, o cuando los vemos en un cuarto cerrado con cuatro paredes, cuestionamos el verdadero disfrute de jugar al aire libre. Aquí es cuando hay que cuestionarse sobre la importancia que conlleva un campo de juego y su valor pedagógico en las poblaciones infantiles. A playground is an area where the individual is able to develop physically, socially, intellectually and emotionally; through cultural, community, or school programs; or through activities himself or herself may want to do. The study’s purpose is to determine what a playground is, as well as the regulations of national and international organizations (e.g. INVU and UNICEF, respectively) that define such spaces. Examples of the use of these spaces, making reference to twenty playgrounds located in San Pedro de Montes de Oca, San José. The method is very simple: an examination is made, where the main focus is towards equipment and conditions that exist in the different playgrounds and the managers of the spaces as well.  When the children are observed playing in the street, where innu lives, or when we see them in closed, four-walled rooms, we ponder whether there is a true enjoyment in playing outdoors. Now is when we question the importance of playgrounds and their teaching value in the infantile population.