De la vida a la pedagogía: un encuentro con la convivencia / From life to pedagogy: an encounter to sharing

El aprendizaje es la propiedad emergente inherente a la organización de la vida, mientras que la vida, se visualiza como un devenir ininterrumpido de sucesiones en un desequilibrio permanente. La educación es una herramienta para aprehender la realidad desde un pensamiento holista, en función de que...

Descripción completa

Autor Principal: Segura Castillo, Mario Alberto
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Universidad de Costa Rica 2011
Materias:
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/aie/article/view/9316
Sumario: El aprendizaje es la propiedad emergente inherente a la organización de la vida, mientras que la vida, se visualiza como un devenir ininterrumpido de sucesiones en un desequilibrio permanente. La educación es una herramienta para aprehender la realidad desde un pensamiento holista, en función de que el todo siempre va a ser mayor a la suma de las partes. Por tanto, educarnos significa no fragmentar el conocimiento, la ciencia, ni a la sociedad y encontrar en nosotros la totalidad del universo. La pedagogía se visualiza desde la vida misma de los seres humanos por lo que se considera como la promoción de aprendizajes y es precisamente el eje en la construcción de valores, desde la convivencia, que según Maturana, H. (1999, p. 16) es el "fundamento de toda socialización humana, porque abre un espacio para el otro o la otra como es, y desde allí disfrutar su compañía, en la creación del mundo común que es la sociedad". La educación, como un acto de amor, se encuentra en concordancia con el paradigma emergente, que se separa de los postulados positivistas de ciencia y se define desde la totalidad, holismo y teoría cuántica. Por ello, nuestro principal interés en el campo educativo es precisamente la reflexión pedagógica desde la vida misma, para resolver los problemas de la sociedad patriarcal dentro de un paradigma emergente, todo para construir una escuela con una pedagogía que no promueve la discriminación de género. Learning is the emergent property inherent to the organization of life, while life is seen as an interrupted succession of facts in a permanent imbalance.    Education is a tool to apprehend reality from a holistic thinking, depending on that the hole is always going to be bigger than the sum of the parts.  Therefore, education means not to fragment knowledge, science, society and find in us the totality of the universe.  Pedagogy is seen from life itself, and that is why it is considered as the promotion of learning and it is precisely the axis in the construction of values from living together, that according to Maturana, H. (1999, p. 16) is “the fundament of all human socialization, because it opens a space for the other as he or she is, and from that, enjoy her or his company, in the creation of a common world that is society”.  Education as an act of love is in concordance with the emergent paradigm, which separates from the positivist principles of Science and defines itself from totality, holism and the cuantic theory.  That is why our first interest in the educational field is precisely the pedagogical reflection from life itself to solve the problems of a patriarchal society inside an emergent paradigm, all to construct a school with a pedagogy that does not promote gender discrimination.