Densidad de siembra del girasol forrajero

Con el objetivo de promover el girasol como un cultivo forrajero, se evaluó el efecto de 4 densidades de siembra (75.000, 100.000, 125.000 y 150.000 plantas.ha-1) en el rendimiento de forraje para consumo de ganado. Las evaluaciones fueron realizadas al inicio de la floración. Se utilizó un diseño d...

Descripción completa

Autores Principales: Escalante Estrada, Luis Enrique, Escalante Estrada, Yolanda Isabel, Linzaga Elizalde, Carmen
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/agrocost/article/view/6765
http://hdl.handle.net/10669/13861
Sumario: Con el objetivo de promover el girasol como un cultivo forrajero, se evaluó el efecto de 4 densidades de siembra (75.000, 100.000, 125.000 y 150.000 plantas.ha-1) en el rendimiento de forraje para consumo de ganado. Las evaluaciones fueron realizadas al inicio de la floración. Se utilizó un diseño de bloques completos al azar. El análisis de varianza mostró que la densidad de siembra modifica significativamente (p=0,05) el rendimiento del girasol. Con 75.000 plantas. ha-1 se obtuvo los valores más altos, por planta, en diámetro del tallo (1,2 cm), peso seco de la hoja (30,3 g), peso seco del tallo (50,7 g), y peso seco total de la planta (98,4 g), también la relación hoja: tallo siempre fue > 0,7. Con la densidad de 150.000 plantas.ha-1 se logró los valores más altos, por hectárea, en altura de la planta (102,3 cm), peso seco de la hoja (3,3 t.ha-1), peso seco del tallo (4,8 t.ha-1), y peso seco total de la planta (9,5 t.ha-1). Así, la densidad de siembra más alta afectó negativamente la biomasa por planta, pero positivamente la biomasa por hectárea.