Lo que Natura no da, Salamanca no presta: apuntes desde la condición humana

RESUMENExiste una responsabilidad primaria de cada una y uno de nosotros, para con nosotros mismos. Y es posiblemente una instancia o demanda en la mayoría de los casos abandonada y/o no sentida como propia. O peor aún, sobreentendida como una tarea innecesaria, o en todo caso, poco urgente.Este deb...

Descripción completa

Autor Principal: Villarreal, José Aquiles
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/revistarquis/article/view/16996
http://hdl.handle.net/10669/13728
Sumario: RESUMENExiste una responsabilidad primaria de cada una y uno de nosotros, para con nosotros mismos. Y es posiblemente una instancia o demanda en la mayoría de los casos abandonada y/o no sentida como propia. O peor aún, sobreentendida como una tarea innecesaria, o en todo caso, poco urgente.Este deber, esta responsabilidad, se deriva en el conocernos desde y en las diferentesintensidades y territorios que nos conforman como un todo. Saber de los límites einfinitos que portamos y no son para nada materia académica regular. Ni nada quese le parezca; al menos hasta ahora, no se tiene como algo que de ordinario se puedaaprender y profundizar en las aulas. Y ello es saber de nuestras debilidades y de nuestras potencialidades individuales inicialmente; para llegar y profundizar hasta donde y hasta que, podríamos estar dispuestos a hacer, recorrer y apostar, para lograr y alcanzar nuestros deseos más íntimos y significativos, anhelos y, por qué no, después poder ahondar en las regiones en las que es posible disipar y controlar los miedos y otrosfantasmas que nos acechan; tanto a lo interno como en externalidad ordinaria.Es que sabemos tan poco de nosotros mismos. De cómo poder descubrir y profundizaren este lado del mundo personal, y de cómo saber, solventar y transformar lo negativoo lo que nos es nocivo y no nos permite tomar libre e intensamente un camino haciaestratos donde habita y se distiende la trascendencia. ABSTRACTThe primary responsibility of each and every one of us is to ourselves, but thisresponsibility is often forgotten or not properly appreciated; or worse, misunderstood asan unnecessary task or secondary importance.It is our responsibility to know ourselves in different intensities and aspects which makeus a complete person. Knowledge about our limits and potentials are not really partof our academic formation, or at least it is correct to say that is not something that isnormally discussed or learned in the classroom. We need to learn our strengths andweaknesses in order to know how much we are willing to commit to achieving ourmost intimate and significant aspirations and, subsequently, explore regions where itis possible to mitigate and control our fears, generated from both internal and externalsources.We know little about ourselves, or how to describe and investigate this deeply personalworld. Nor do we know how to transform the negative or what is harmful to us in orderto choose a path and follow it intensely towards a deeper understanding of ourselves.