Evaluación de la evidencia existente sobre la efectividad de la quetiapina para el tratamiento del delirium: Análisis sistemático de Medicina Basada en la Evidencia

Introducción: El delirium es un síndrome neuropsiquiátrico compuesto por alteración en el estado de consciencia, del ritmo circadiano del sueño y de las funciones ejecutivas, con un patrón fluctuante y de alta prevalencia en poblaciones de pacientes hospitalizados. Tradicionalmente, el tratamiento e...

Descripción completa

Autor Principal: Millán González, Ricardo
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/medica/article/view/7819
http://hdl.handle.net/10669/12387
Sumario: Introducción: El delirium es un síndrome neuropsiquiátrico compuesto por alteración en el estado de consciencia, del ritmo circadiano del sueño y de las funciones ejecutivas, con un patrón fluctuante y de alta prevalencia en poblaciones de pacientes hospitalizados. Tradicionalmente, el tratamiento empleado ha sido el haloperidol, pero debido a sus efectos secundarios, en tiempos recientes se ha promovido el uso de antipsicóticos atípicos. Objetivo: Valorar la evidencia existente del empleo de la quetiapina como tratamiento del delirium siguiendo los pasos de análisis sistemático propios de la Medicina Basada en la Evidencia. Diseño: Se procede a identificar un problema (dudas respecto a la efectividad de la quetiapina para tratar el delirium), definir una pregunta estructurada (¿Cuál es la evidencia existente de la efectividad de la quetiapina como tratamiento del delirium?), realizar una búsqueda de los estudios existentes, analizar objetivamente su validez y resultados. Resultados: Siguiendo una búsqueda estructurada en Medline, se detectaron 6 investigaciones que abordan el tema. Todas ellas incluyen muestras pequeñas (grupos de 40, 22, 17, 12, 12 y 11 pacientes), carecen de estructura de estudio randomizado y controlado (ERC), ninguno controla variables capaces de generar delirium, ni diferencian sus variables motoras. En todo momento captaron los pacientes de referencias de sus médicos tratantes. Siempre se empleó la DRS para medir severidad del cuadro y en la mayoría de los casos los efectos secundarios fueron mínimos y nunca severos. Conclusiones: La quetiapina cuenta con un nivel 3 de evidencia clínica para su empleo como tratamiento para el delirium, por lo que se requieren ERC y con mejor metodología para evaluar la efectividad de la molécula. Su perfil reportado de efectos secundarios con dosis bajas es favorable. Llama la atención que en general la lectura crítica de estudios es escasa; es por lo tanto necesaria una disciplina científica para asegurar el mejor empleo de estrategias terapéuticas para los pacientes.